Meditación efectiva para el fin de semana

 

Una meditación efectiva para el fin de semana te ayudará a llenarte de energía. Cuando llegas al final del domingo por la noche, ¿te sientes más cansado que el viernes por la tarde? ¿Te preguntas cómo ya es lunes por la mañana o dices “el fin de semana va demasiado rápido” a tus amigos?

Estos son síntomas típicos para muchos de nosotros, que usamos el poco tiempo que tenemos del fin de semana para participar en compromisos sociales o citas que nos permiten pasar el tiempo.

Si bien es genial mantenerse activo en nuestro tiempo libre, demasiados fines de semana ocupados pueden hacerte sentir cansado y estresado. Por ello es recomendable realizar meditaciones efectivas.

Mike Padparvar de Holstee , un grupo que ayuda a las personas conscientes a vivir una vida más significativa a través de guías, arte y contenido, comenta sobre este fenómeno común y dice: “Con demasiada frecuencia, llenamos nuestros fines de semana con mandados y actividades, y nos olvidamos de hacer tiempo para nosotros mismos.”

 

Paige Burkes, del blog Simple Mindfulness , está de acuerdo y dice que “los fines de semana son el momento perfecto para desacelerar, desconectar, recargar y sintonizar nuevamente contigo mismo a través de la meditación efectiva”.

El fin de semana también es el momento perfecto para probar la meditación efectiva.

A menudo existen personas que han escuchado sobre la meditación y piensan que les beneficiaría de muchas maneras diferentes, pero se resisten a intentarlo. “No tengo tiempo para meditar”, es la excusa más escuchada.

Paradójicamente, las personas que no tienen tiempo para una meditar son invariablemente las personas que más necesitan practicar la atención plena “.

 

Recomendamos comenzar tu viaje con la meditación efectiva probando una simple meditación sentada. Solo reserva cinco minutos y sigue sus pasos a continuación:

  • Siéntate en una silla y permítete estar quieto.
  • Observa el contacto de tu cuerpo con las superficies: el piso, la silla.
  • Luego, presta atención al hecho de que estás respirando. Simplemente toma conciencia de tu respiración y tu exhalación.
  • Si notas que tu mente ha vagado, simplemente registra eso y vuelve suavemente tu atención a la respiración por unos minutos.
  • Finalmente, atrae tu atención una vez más a una sensación de estar sentado. Nuevamente, observa el contacto de tu cuerpo con la silla o el piso. Observa cómo se colocan las manos en tu regazo y cómo te sientes.
Meditación efectiva para el fin de semana
compartir: