Este trastorno es muy frecuente y afectar la vida de la persona que lo padece.

Insomnio por estrés: sus síntomas y cómo combatirlo

El insomnio por estrés es un tipo de alteración del sueño que tiene un impacto directo en el cuerpo y aumenta el riesgo día con día.

Los principales síntomas del insomnio por estrés son la aparición de pensamientos intrusivos e imágenes mentales que surgen en nuestra consciencia una y otra vez, la dificultad para encontrar una postura en la que te sientas cómodo o temblores por causas ajenas a la temperatura.

Algunas de las causas del insmonio son:

  • Insomnio primario. No se puede identificar una causa clara del transtorno.
  • Insomnio idiopático. Está relacionado con un aprendizaje incorrecto del hábito de dormir y normalmente sucede durante la infancia.
  • Percepción del sueño poco reparador. Hay cansancio y somnolencia durante el día.
  • Insomnio psicofisiológico. Se manifesta una gran preocupación por el insomnio y se hace mucho esfuerzo tratando de conciliar el sueño.

¿Qué hacer para terminar con el insomnio por estrés?

Estos son algunos consejos que te ayudarán a tener horas de sueño de calidad y sentirte mejor.

En tu habitación:

  • Que sea un lugar tranquilo y con luz moderada.
  • Cuidar que el colchón no lastime y la ropa de cama y dormir sea cómoda.
  • Aislar los ruidos externos.
  • Mantener ventilación.
  • Que la temperatura sea moderadamente fresca.

En el día:

  • Hacer algún tipo de ejercicio físico, pero no antes de dormir.
  • Cuidar los medicamentos que se toman antes de ir a la cama porque pueden alterar el sueño.
  • Evitar el consumo de bebidas estimulantes.
  • Aprender a manejar o enfrentar el estrés.
  • No tener siestas largas. Lo adecuado son de 15 a 30 min,

En la noche:

  • No hacer demasiados esfuerzos a actividades físicas.
  • Si no puedes dormir, levántate y ve a otra habitación hasta que vuelvan las ganas de dormir.
  • No comer demasiado pesado.

Insomnio por estrés: sus síntomas y cómo combatirlo

compartir: