Los hábitos son esas actividades que hacemos en repetición constante por varios días, semanas o meses. No tienen que ser siempre buenos o malos, pero cuando son de los buenos, te benefician a largo plazo. Esots hábitos saludables puedes llevarlos hasta a la hora de dormir.

Estos hábitos saludables de los que hablamos no son más que algunos rituales o costumbres que puedes -y debes- implementar todas las noches al ir a dormir. De esta manera evitas el insomnio o no tener suficiente sueño profundo, ya sabes, ese que ayuda a regenerar todos los procesos que tu cuerpo necesita para funcionar bien.

Antes, un poco de contexto:

El sueño es una función biológica fundamental para el ser humano. Podemos sobrevivir mucho más tiempo sin comer que sin dormir y aunque todavía se desconocen muchos de los mecanismos fisiológicos del sueño, se sabe que está relacionado con la recuperación y regulación de nuestro organismo.

El insomnio y el dormir pocas horas nos afecta tanto física como anímicamente; el ritmo de vida actual, estrés, horarios de trabajo y la luz artificial, entre otros factores desestabiliza a nuestro reloj biológico e influye en la calidad del descanso.

Así que teniendo en cuenta todos estos factores ambientales y artificiales que pueden disminuir la calidad del sueño ¿cuáles son esos hábitos saludables nos ayudan a recuperar horas valiosas de sueño?

Meditación consciente

El hábito de la meditación consciente hace que tu mente y cuerpo se relajen y mejora la calidad del sueño. Además, alivia el estrés y puedes encontrar solución a problemas que no se te había ocurrido. Como extra, la meditación requiere que aprendas a respirar, por lo que practicar algunos ejercicios de respiración junto con la meditación, lograrán que tu cuerpo entre en un estado ideal de relajación para ir a la cama.

Acepta la vida tal y como es

No podemos tener el control de todo y aquí el mejor hábito es aceptar las cosas como son; sean buenas o malas porque a fin de cuentas se acaban. Así tu culpa o no, no sobrepienses y deja ir, sólo así podrás concilar el sueño. Ya mañana será otro día.

No hagas ejercicio intenso antes de ir a dormir

Caminar o hacer yoga, por ejemplo, son ejercicios que relajan el cuerpo y lo preparan para dormir, pero el ejercicio físico intenso genera el efecto contrario pues el cuerpo produce edorfinas que le dificultan dormir. Es decir, estarás más activo, con ganas de hacer más cosas y el sueño se irá.

Cena unas horas antes de ir a dormir

Los cenas pesadas que contienen grasa o carbohidratos en exceso no te dejarán dormir. Así que si vas a consumir algo así, hazlo de preferencia unas 3 horas antes de irte a la cama para que ya hayas digerido buena parte de tu opípara comida.

Recurre a las plantas medicinales

No todos estamos hechos para esto, pero lo cierto es que la naturaleza nos proporciona muchos remedios, incluso para dormir. La pasiflora, la valeriana, la manzanilla, la amapola, la melisa o la tila son algunos de los mejores remedios naturales para combatir el insomnio. Tómalos en un té o infusión caliente antes de ir a la cama.

Nada de alcohol antes de dormir

Sí, el alcohol da la impresión de que produce sueño y tal vez caigas en brazos de Morfeo durante algunas horas, pero la realidad es que, además de dañar tus neuronas, seguramente despertarás más de una vez con náuseas, aturdido, con ganas de ir al baño e incómodo, así que bueno para el descanso no es. Así que este es mejor hábito saludable que podrás aplicar antes de dormir: nada de alcohol, sólo agua, leche o bebidas relajantes.

El ambiente importa mucho

La habitación es tu lugar de descanso diario y donde llevas a cabo la tarea más importante de tu día: dormir. Así que tu cuarto debe estar limpio, ordenado y con el aire circulando para mantenerlo fresco. Las luces debes mantenerlas tenues antes de acostarte y apagarlas por completo cuando estés en la cama. Evita de ser posible todo aparato electrónico si no es necesario y mantén una temperatura de fresca a templada.

Prepárate y mentalízate

Si hablamos de hábitos saludables, pon atención a esto: por las mañanas tu rutina te indica que ya estás listo para empezar el día o para trabajar, ¿no es así? Te mentaliza para el día que viene y seguro te despierta. Lo mismo ocurre en tu cerebro cuando vas a dormir; esas pequeñas actividades a las que seguro no le das importancia como ponerte la pijama, lavarte la cara y los dientes, acomodar tu cama, ponerte la mascarilla, etc. Son tareas que tu cerebro interpreta como la hora de ir a la cama y cuando haces algo de cuidado personal, además te apapachas y te relajas, manándole a tu cerebro esa señal que necesita para dormir.

Hábitos saludables para dormir y descansar bien

Todo está muy sencillo, ¿no? Estas actividades no son para que las hagas cada semana o cada mes; son actividades diarias que se vuelven costumbres y hábitos saludables que a largo plazo, el simple hecho de dormir mejor y más, incrementan tu probabilidad de vida y mejoran tu salud. Así que si no cuestan trabajo, ¿por qué no empezar desde hoy?

 

compartir: