En la oficina siempre vas a encontrar personas que no te caerán bien y con las que no vas a estar de acuerdo, pero además, existe gente tóxica que pueden afectar todo el ambiente de la oficina.

Tienden a ser contradictorios, maleducados o siempre están de malas y en desacuerdo con cualquier decisión. No estamos aquí para criticar a la gente tóxica, sus razones tendrán para ser así, pero sí pueden contaminarte y no dejarte ser tan productivo o positivo como te gustaría.

¿Has visto que hay personas que saben poner límites, saben cómo tratar con estas personas y siguen sin contaminarse y perder su humor? Pues te diremos cómo lo hacen:

Mindfulness como arma

Sí, las personas pueden afectarte si tú las dejas. Sus comentarios pueden hacerte daño si los sientes personales. No es que ignores o no sientas, los comentarios negativos siempre molestan, simplemente procésalos y reconoce lo que sientes. Tú tienes el poder, no ellos. Así que la próxima vez que te encuentres con esa gente tóxica o malintencionada, sonríe y continúa. No te enganches.

Sé diplomático

No tienes que estar de acuerdo con todo lo que quiera o diga cierta persona, pero tienes que enfocarte en el problema o situación qué se trata y poner en un segundo o tercer lugar a la persona con la que lo discutes. Aprende a ser diplomático, tener tacto y mantener el decoro y dignidad al tratar con esa gente tóxica. Serás percibido como alguien profesional y positivo. Después puedes ir a tu lugar o al baño a practicar algunos ejercicios de respiración.

No seas impulsivo

Cuando estas personas atacan, es fácil intentar reaccionar de manera emocional, pero date 2 segundos antes de rebajarte al nivel, respira y piensa que no debes por ningún motivo atacar. Tus emociones pueden sacar lo mejor o peor de ti, ¿cuál quieres escoger? Enfócate en hechos y en lo racional y no en la gente tóxica.

No tomes nada personal

Uno de los mayores problemas en cualquier entorno laboral, es no saber distinguir el trabajo de la amistad, el compañerismo o simplemente de cualquier situación. Lo mejor que puedes hacer es ser asertivo y ser esa persona que sabe diferenciar las cosas de trabajo de las personales. No caigas en provocaciones.

Júntate con gente como tú

Hay gente que seguro te va a respaldar, no como chisme, no por pelear, pero rodearte de personas que sientan lo mismo, te hará sentir más en confianza y que no estás solo. Pueden aportarte objetividad y escucharte si es necesario.

Así que no dejes que las gente tóxica te contagien; mantén tus límites, pelea limpio, no te rebajes y pasa de largo con una sonrisa. Verás como serás el ganador.

¿Gente tóxica? Aprende a manejarla con estos 5 consejos

compartir: