El cuidado personal o autocuidado es un asunto personal y cada persona lo ve de manera diferente, pero también es un asunto que nos compete a todos saber y conocer pues de él depende nuestra salud en muchos aspectos.

Cuidarse a uno mismo, o mejor dicho, el cuidado personal, promueve una sana salud mental, emocional y física y son hábitos, costumbres y actividades que realizamos para mantener un equilibrio con nosotros mismos y nuestro entorno. No es una actividad fácil; la mayoría de nosotros estamos ocupados, estresados o demasiado ensimismados en la rutina o incluso en hábitos de baja autoestima que nos permiten ver la realidad sobre nosotros o lo que hacemos.

Haz que el dormir bien sea parte de tu rutina de cuidad personal.

No sólo lavarse la cara, los dientes y e irte a la cama es una rutina de cuidado personal. No consumir estimulantes un tiempo antes de irte a dormir, leer, meditar, hacer estiramientos y otros hábitos nocturnos sanos te ayudan a descansar mejor y esto promueve a su vez mejor salud física, menos estrés y mejor rendimiento y productividad.

Ejercítate todos los días.

Emprender una rutina de actividad física diaria le dará a tu cuerpo energía, echará a andar mejor tu metabolismo, las hormonas de la felicidad y te sentirás mas activo y con ganas de hacer cosas. No necesitas esforzarte demasiado ni hacer horas y horas de ejercicio, empieza por 10 minutos diarios y velos incrementando poco a poco en tu actividad física favorita.

Come bien.

Los desayunos saludables, las comidas balanceadas y las cenas ligeras son otra forma de cuidado personal porque mantienes a tu cuerpo en un estado saludable y balanceado que te ayuda a tener más energía y mejor humor.

Ten “momentos”.

Vamos a llamar momentos a esas situaciones en las que necesitas darte un receso, cuando estás cansado, fastidiado, tienes bloqueo mental o simplemente necesitas descansar un rato. Sal a caminar, deja que te de el sol un rato (además, la luz solar fija el calcio), haz algo que te guste y déjate llevar por el momento.

Organiza tu vida.

Desde tener un planner para tus actividades, limpiar y reorganizar tu casa o habitación o incluso mantener tu escritorio en orden le dará tranquilidad a tu mente y cuerpo porque las cosas están donde las necesitas y te ayuda a planear a futuro mejor.

Lee.

No sólo la salud emocional, física o mental es importante, leer cultiva nuestro espíritu, nos abre los ojos a nuevos mundos y formas de ver la vida, aprendes muchas cosas y además, baja tu estrés al concentrar tu mente en una sola actividad.

Por último, programa tu rutina.

Si ya tienes un planner, programa ahí las actividades que puedas monitorear desde el papel, de esta manera siempre tendrás a la vista lo que debes hacer como cocinar ciertas cosas, tus reuniones programadas e incluso tus rutinas de ejercicio para que no se te olvide.

Además de todas esas cosas, el cuidado personal también se trata de que te sientas cómo en tu piel, que recuerdes que no tienes que ser o hacer todo perfecto siempre, que puedes fallar y está bien, puedes sentirte mal y está bien. Así como eres, un ser único entre millones, lo haces, dices, piensas y sientes, está bien.

Cuidado Personal: ámate y acéptate con inteligencia

compartir: