Todos somos creativos, sin embargo, a veces esta creatividad se bloquea o sentimos que la perdemos y no podemos reencontrarnos con ella. ¿De qué debemos estar conscientes para desarrollar la creatividad nuevamente?

Para volver a desarrollar la creatividad debemos ser conscientes de que la inspiración no está presente todo el tiempo. Este pensamiento nos sirve para no crear falsas expetativas y entender que este proceso no es inmediato.

La creatividad requiere trabajo, no sólo inspiración. Incluso quienes parecen estar ideando y creando todo el tiempo, buscan formas de desarrollar la creatividad, mantenerla activa mediante lugares, cosas y personas. También adquieren hábitos que fomentan el aumento de este proceso o habilidad.

Y estos secretos ancestrales para aumentar tu creatividad y a los que sólo tienen acceso los privilegiados son:

  1. Aprende algo nuevo cada día. Cuando aprendemos algo diferente, por mínimo que sea, tu cerebro se mantiene activo; empieza a hilar ideas, crear teorías, encontrar soluciones, pensar en cosas asociadas a lo que estás aprendiendo y esto nos va a permitir que más adelante las ideas que surjan en tu cabeza sean llevadas a cabo más fácilmente. Es más, si no quieres tomar un curso, está bien. Vuélvete autodidacta aprendiendo Youtube sobre manualidades, experto en resolver cualquier tipo de crucigrama de números o investigador de teorías paranormales.
  2. Haz listas. Si además de hacer listas del súper, de tus actividades y pendientes, haces listas de las ideas que se te ocurren, lo mejor es que tengas una libreta y pluma a la mano. Por eso siempre escribir le ganará a las apps de notas del celular. Y no es que no funcionen, es que escribir a mano hace que recuerdes mejor esa idea genial y después con más calma, puedes estructurar lo que quieres hacer y convertirlo en acción.
  3. Busca fuentes de inspiración. Como ya sabes, la inspiración -en casi todos los casos- no llega sola. Así que es tu obligación como creativo salir a buscarla. ¿No sabes dónde? La inspiración puedes encontrarla en cualquier lugar y en los pequeños detalles: volteando al cielo, viendo un insecto, observando a una pareja, una casa vieja… Lo que sea puede servirte de fuente de inspiración. Pero lo importante es lo que haces tú con lo que observas, si lo sabes reconocer y cómo interiorizas eso.
  4. Relájate y medita. Desarrollar la creatividad también requerirá de un poco de esfuerzo para concentrarte y meditar. Cuando lo haces, tu mente se relaja, se mantiene en el presente (donde puede oportunidad de utilizar los consejos anteriores), se libera de pensamientos y se “limpia”, por lo que es el momento para reflexionar e interiorizar todas esas cosas que has hecho para fomentar tu creatividad e inspiración.
  5. Elimina la distracción. La televisión, el teléfono, las redes sociales y en algún momento, hasta determinado tipo de música pueden ser enemigos de la inspiración. Así que si estás buscando ideas nuevas, agéndate un rato en un lugar apartado y tranquilo para armar tu lista, meditar y sacar todas esas ideas en el material en el que las hayas recoletado para armar esa obra de arte que ya se está formando.

Y bueno, no, estos no son secretos milenarios, pero sí son estrategias muy pequeñas y efectivas que si se mantienen vigentes, es porque en realidad sirven. Por el contrario, nosotros somos los que cada día logramos concentranos menos, tenemos menos tiempo, más actividades, distractores, soluciones cómodas al alcance y todo esto nubla nuestra capacidad de ir más allá a buscar cosas nuevas.

¿Por qué no la próxima vez que vayas a algún lugar olvidas el GPS y te das la libertad de preguntar, imprimir el mapa o llevarte la Guía Roji como lo hacíamos hace apenas algunos años? Dale oportunidad a tu cerebro de esforzarse más.

Cómo desarrollar la creatividad cuando tienes bloqueo creativo

compartir: