La mayoría de las veces esos sentimientos pasan, pero a veces se convierten en un problema constante

Pero, ¿realmente sabemos qué son o cuáles son los problemas de salud mental?

Todos tenemos momentos en los que nos sentimos mal, estresados o asustados. La mayoría de las veces esos sentimientos pasan, pero a veces se convierten en un problema constante y con el paso del tiempo esto se convierte en ansiedad o depresión, afectaciones que que puede tener consecuencias en el día a día.

Éstos trastornos afectan a las personas de manera diferente y es fundamental comprender la experiencia de cada persona. Si bien, un diagnóstico inicial es fundamental para entender el contexto de cada paciente, es importante que el especialista profundice a fin de conocer el origen de una ansiedad o depresión.

La lucha contra el estigma y cómo puedes ayudar

El estigma hacia la salud mental ha causado un efecto negativo en la sociedad. Este prejuicio obstaculiza a las personas a buscar ayuda profesional. Por fortuna, hoy es más común que las nuevas generaciones exterioricen sus sentimientos y se acerquen a especialistas que les puedan apoyar.

TILA® comprende la importancia de la salud mental de las personas, y el impacto de que las personas no se atiendan a tiempo. Por lo que, en la siguiente lista, encontrarás cómo puedes ayudar a los que nos rodean y ayudar a minimizar el estigma de la salud mental.

Preguntar si están bien

Esta no es una pregunta para la persona a la que quieres ayudar, sino para ti mismo. En primer lugar, hazte esta pregunta a ti mismo antes que a otra persona. Para poder ayudar a alguien tienes que estar en un buen estado mental.

Escuchar con la mente abierta

Escucha lo que tu amigo tiene que decir. Sabemos que quieres ayudar, pero la clave es saber escuchar y no juzgar. Es muy difícil abrirse a alguien así que toma el momento como un privilegio y escucha lo que tu amigo tiene que decir.

Animar a tu amigo o familiar

Anima a tu amigo a buscar ayuda. Ofrécele tu apoyo y pregúntale cómo puedes ayudar y si ha pensado en buscar ayuda en el pasado. Tal vez pueda considerar la posibilidad de hablar con su médico de cabecera y ser derivado a un psicólogo.

 Saludarlo por mensaje

Pon un recordatorio en tu teléfono para ver cómo están. Envíales un mensaje diciendo que estás pensando en ellos y pregúntales cómo les va. Siempre es bueno saber que alguien se preocupa.

Dejemos de animar a nuestros amigos para que se limiten a “poner una cara feliz” y busquen ayuda. No hay que avergonzarse de no estar bien.

​Publicado originalmente en:  Milenio

compartir: