Cuando hablamos de amor propio podemos confundirlo con autoestima o autoconocimiento, sin embargo, la base de todo esto es el amor propio, es el principio del crecimiento personal.

Amor propio: entendiendo cómo vivir desde el amor

Aunque el concepto de amor propio es muy parecido al de autoestima, no son lo mismo, ambos van de la mano, sin embargo, el autoestima es la percepción y aceptación de nosotros mismos, mientras que el amor propio es lo que hacemos por nosotros, lo que creemos merecer.

El amor propio es el aprecio que surge de hacer cosas por y para ti, de ese sentimiento de “me lo merezco” porque es así.

Cuando decimos “vivir desde el amor”, que es una frase muy escuchada o vista en los últimos tiempos, es porque el amor va de adentro hacia afuera y no puede ser de otra manera. Empieza en ti y se expande hacia todo lo que ves, tocas, sientes y quieres.

¿Cómo sabes que tu amor propio va por buen camino? ¿Como sabes cuando estás viviendo desde el amor? Estas son algunas señales:

  1. Crees en ti mismo y lo que eres capaz de hacer.
  2. No te dan miedo los cambios o probar cosas nuevas, estás con la mente abierta.
  3. Has aprendido a escuchar a los demás con empatía, es decir, te pones en sus zapatos.
  4. Te aceptas como eres. Sabes que puedes mejorar, pero por ahora te gusta en donde estás.
  5. Sabes qué te hace feliz, esto es importante porque aprendes a poner límites.
  6. Tienes tiempo para hacer lo que te gusta y entiendes que tu felicidad es primero, te das el tiempo para hacer lo que te gusta y mantener en alto tu felicidad y autoestima.
  7. Eres positivo. Esto puede ser muy trillado, pero la verdad es que ser positivo es aceptar las cosas como vienen y sacar el mejor provecho de ellas. Ser constructuvo aprender y continuar es un síntoma de optimismo y buen amor propio.

Per bueno, cómo fortaleces ese amor propio que tanto mereces y es necesario en tu vida, estas acciones te ayudarán:

  • Analízate. Observa cómo te hablas y tratas, hazlo como si fueras otra persona. La consciencia es el primer paso para el amor propio.
  • Cambia tus palabras. Un “estoy gordo/a”, “soy muy tonto/a”, “¡pero qué bruto/a soy” no te aporta, pero como dicen si repites una frase 100 veces se vuelve verdad, lo empezarás a creer. Trátate con amor, todos cometemos errores.
  • Perdónate. Esto es fácil, pero es un gran paso al amor propio. Hazlo a tu manera y a tu rimo. No es nada sencillo dejar atrás los errores y mucho menos dejar de cargar culpas. Inténtalo, vivirás más ligero.
  • Acéptate. Aprende a aceptar cada parte de ti, lo que te gusta y lo que no; es el cuerpo en el que vas a vivir por muchos años. Si quieres cambiar algo, hazlo, pero primero, acepta todo lo que tienes y eres. Esa es una de las primeras señales de amor propio.
  • Enfrenta tus miedos. Las personas valientes tienen miedo, sólo han aprendido a afrontarlo. Pregúntate qué es lo peor que podría pasar y si realmente podría suceder. Plantéate escenarios (sin ser demasiado pesimista) y apodérate de la situación. Ninguna cosa se logra sin algo de miedo y adrenalina. Eso es amor propio y del fuerte.
  • Invierte en ti. No sólo el tiempo, tus hobbies, tu organización o descanso son cosas en las que invertir. Aprende a no sentirte culpable por comprarte algo que quieres o necesitas para hacer algo que te guste.

Como te puedes dar cuenta, el amor propio es algo que tenemos muy cerca, pero no aprendemos o no queremos reconocerlo, ponerte a ti antes que a todo lo demás es una señal de autoestima y amor propio sanos. No, no es algo para nada sencillo aunque lo tengamos frente a las narices, pero sí es algo que podemos intentar poco a poco, ¿no crees?

Amor propio: entendiendo cómo vivir desde el amor

compartir:

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *