En el ambiente laboral, son bien vistas las personas que hacen de todo, que son indispensables y que además, pueden hacer todo lo que se les pide, pero no siempre es lo mejor.

No saber decir “No” en cualquier ambiente laboral a veces puede traer más problemas que soluciones porque en algún momento puedes sentirte rebasado por el montón de compromisos y responsabilidades que trae decir que siempre sí se puede.

Decir “No” es un desafío porque hay miedo de rechazo, de humillación, de despido, pero si sabes hacer sentir el respeto a quienes te suelen pedir cosas, verás que no es tan difícil.

  1. Anota y pregunta. Lo primero que necesitas siempre es hacer las preguntas correctas en el momento exacto y esto lo logras anotando y entendiendo el tema. Así demuestras respeto e interés y es más fácil decir que no cuando conoces qué es lo que te están requiriendo.
  2. Facilita que alguien más colabore. Frases como “puedo hacer esto para ayudarte” o “puedo ayudarte a encontrar otra persona”, además de decir que no, promueves a otra persona que tiene las mismas capacidades para hacer las cosas y esto es respetado en el ambiente laboral.
  3. Da buenas razones para decir “No”. La idea es que des alternativas sin que suenes tajante. Justifica tu “no”; probablemente requieras más tiempo o información o tienes demasiadas cosas por hacer, pero necesitas decirles cuales son de manera que ese “no”, deje de sonar a excusa.
  4. Da seguimiento. Si lograste decir “no”, haz seguimiento del tema, pregunta cómo les fue, si resolvieron el asunto, recuérdales que si hay algo en lo que puedas ayudar, lo harás sin problemas, pero sé específico.

Refuerza que sí eres indispensable, pero no eres un robot que puede hacer de todo, eso hará que te miren con respeto, que des respeto y que el ambiente laboral sea más fluido y cordial.

Ambiente laboral: Aprende a decir "No" sin miedo

compartir: